La Flor | La Manzanilla de Cádiz

La Flor

El vino ya preparado se envasa en botas de roble americano (toneles de 516 a 550 litros). Con la precaución de no llenarlos totalmente. Si la temperatura es la adecuada (15 - 18ºC), a los pocos dias surge de forma espontanea en la superficie del vino uno velo (flor) que comienza a espesar desde unos pocos milímetros hasta 2 centímetros aproximadamente. Su color puede variar, desde blaco-crema al tostado claro.

Este velo está formado por levaduras de diferentes clases aunque suelen dominar las del género "saccharomyces" que anteriormente fermentaron el mosto. Las levaduras en la superficie: fermentan los azúcares residuales, protegen las malas oxidaciones y reducen el color del vino hasta llegar al amarillo pálido.

Toda una serie de reacciones ensambladas hacen que el vino sea único y apenas recuerde al producto de partida, para completar la ya laboriosa elaboración, los vinos no proceden de una sola cosecha sino que se mezclan todos los años mediante un ingenioso sistema conocido como: criaderas y soleras.

 

 
 
powered by ideamano | online marketing